Eavesdropping de "vigila bebés"

Permitirme que me salga un poquito del guión porque, no hace mucho y hablando de bebés (¡vaya mundo!), un colega me contó una curiosa historia que quería comentaros: resulta que una noche unos amigos observaron atónitos a través de la pantalla de su intercomunicador cómo un extraño se acercaba a la cuna y cogía a su bebé en brazos.

Con el alma en los pies, se abalanzaron hacia la habitación y cuando entraron vieron a su niño dormido, en la misma posición y como si nada. Lo que habían visto en el pequeño monitor era la imagen del comunicador de sus vecinos… habían interceptado accidentalmente su señal.

Si, hablo de interceptación, también llamada eavesdropping, bugging o passive wiretapping y, en el caso de radio frecuencias de escuchas de bebés, ayer mismo comprobé que es tan real como fácil toparse con ello. Bastó con encender mi receptor, seleccionar el segundo canal (y eso que sólo tiene cuatro) y observar, con ciertas interferencias, al bebé de un vecino durmiendo plácidamente…

Y es que tener un intercomunicador analógico hoy en día es cuanto menos inseguro si tienes en estima tu privacidad. Si es tu caso y tu bolsillo te lo permite, no lo dudes y adquiere uno digital y si usa DECT (Digitally Enhanced Cordless Telecommunications) pues mejor que mejor. Evidentemente también operan en radio frecuencia, normalmente en bandas de 49 MHz, 900 MHz, 2.4 GHz o 1.9 GHz (DECT) pero la señal es codificada eliminando la posibilidad de interceptaciones (accidentales o no) y además el video y el audio es de mayor calidad, se incrementa el rango de transmisión y es menos susceptible a interferencias de otros aparatos eléctricos de casa.

Si ya habéis comprado uno baratillo como yo, u os lo han regalado, podéis jugar a MacGyver y cambiar la frecuencia de funcionamiento cambiando el oscilador de cristal, jugar a los espías y apañarte un dispositivo anti-eavesdropping o aguantarte, usarlo lo estrictamente necesario y confiar en la suerte y en la carencia de curiosidad de tus allegados del portal (total en un futuro próximo lo mismo sacan escáneres digitales y hasta los monitores de bebé más modernos podrán llegar a ser vulnerables…)

Por otro lado, si te gusta investigar y tienes ciertas inclinaciones de voyeur puedes probar a construirte tu propio escáner de radio (hay unos cuantos vídeos en Internet de cómo hacerlo, incluso eavesdropping con el móvil) o también leerte el interesante capítulo ‘Hacked baby Monitor Bug’ del no menos interesante libro 101 Spy Gadgets for the Evil Genius de Brad Graham y Kathy McGowan.

Lo dicho, si tienes un bebé y tienes pensado comprarte un "escucha" para vigilarlo, ¿a que ahora no te cogerás el primero que veas?

3 comentarios :

  1. "(DECT) pero la señal es codificada eliminando la posibilidad de interceptaciones (accidentales o no)"

    seguro? ayer mismo asistí a una demo de una conversación entre teléfonos DECT que fue grabada en tiempo real...

    ResponderEliminar
  2. Cierto! Y según he podido ver fue roto hace casi 2 años...bueno, aun así DECT prevendrá al menos las interceptaciones accidentales. Pero contra los cotillos profesionales, queda algo seguro para tfnos.y baby monitors ??

    ResponderEliminar
  3. Por casualidad he llegado hasta este comentario porque estaba preocupada por las ondas que podia recibir mi hijo del vigila bebes. No hace mucho que tengo un Philips Avant que, segun ponia, es DECT comprado en www.vigilabebes.es (no cobro por ponerlo, pero se portaron muy bien conmigo ;-)
    Os puedo decir que casi podria jurar que una vez vi una imagen que no correspondia con mi hijo en la pantalla. fantasmas? el hijo del vecino? Espero que sea el hijo del vecino!! jajaja

    ResponderEliminar