WAF, ¿y cuál elijo?

Un firewall de aplicaciones web (WAF) es un appliance, un plugin de servidor, o un filtro que aplica un conjunto de reglas a una conversación HTTP.

Mediante la personalización de estas reglas se pueden identificar y bloquear muchos ataques comunes contra una aplicación web. Eso sí, el esfuerzo para realizar esta personalización puede ser importante y debe mantenerse según se modifica el sitio a proteger.

Los criterios más importantes para seleccionar el WAF más adecuado son:
  • Gran protección contra los ataques más extendidos
  • Muy pocos falsos positivos (es decir, NUNCA se debe rechazar una petición lícita)
  • Buena configuración de defensa por defecto
  • Potencia y facilidad de modo de aprendizaje
  • Variedad de tipos de vulnerabilidades que puede evitar
  • Detecta la divulgación y el contenido no autorizado en los mensajes de respuesta de salida, tales como tarjetas de crédito y números de la seguridad Social
  • Soporte a modelos de seguridad, tanto positiva como negativa
  • Interfaz de usuario intuitivo y sencillo
  • Compatibilidad en modo de clúster
  • Alto rendimiento (latencia en milisegundos)
  • Completas capacidades de alerta, forenses, e informes
  • Web Services \ Compatibilidad con XML
  • Brute Force protección
  • Capacidad activa (bloquear y loggear), pasiva (sólo loggear) y de bypass para el tráfico web
  • Capacidad para mantener en detalle los datos de las sesiones de los usuarios
  • Capacidad de ser configurado para prevenir cualquier problema específico (por ejemplo, con parches de emergencia)
  • Factor de forma: El software vs. hardware (generalmente el hardware es preferible)
Una vez definidos estos criterios sólo queda elegir el WAF pero, como véis a continuación, la oferta es bastante amplia, ¿cuales son vuestras preferencias?:

Herramientas Opensource

Herramientas comerciales

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada