El "brazalete del silencio" contra Siri, Alexa y demás micrófonos "inteligentes"

Por diseño, los teléfonos y altavoces inteligentes tienen micrófonos que siempre están encendidos y escuchan las llamadas palabras de activación como "Alexa", "Hey, Siri" u "OK, Google". Solo después de escuchar esa señal se supone que deben comenzar a grabar. Pero sólo "se supone"... y no nos referimos sólo a que se pueda espiar de forma intencionada: varios estudios ya han demostrado que los dispositivos se activan docenas de veces diariamente y comienzan a grabar después de escuchar frases similares a sus palabras de activación, sobretodo a través de la TV, la radio u otras conversaciones.

Heather Zheng y Ben Zhao, profesores de informática en la Universidad de Chicago, junto con el profesor asistente Pedro Lopes han diseñado un "brazalete de silencio" o jammer que bloquea Amazon Echo o cualquier otro micrófono cercano que pueda escuchar las conversaciones del usuario.

El brazalete tiene 24 altavoces que emiten señales ultrasónicas cuando el usuario lo enciende. El sonido es imperceptible para la mayoría de los oídos, con la posible excepción de los más jóvenes y los perros, pero los micrófonos cercanos detectarán el sonido de alta frecuencia en lugar de otros ruidos.

"Es muy fácil grabar en estos días", dijo Lopes. “Esta es una defensa útil. Cuando tenga algo privado que decir, puede activarlo en tiempo real. Cuando reproduzcan la grabación, el sonido desaparecerá".

Durante la PoC, podemos observar como al encender el brazalete se genera un ruido blanco estático que enmascara las conversaciones:


Por el momento, el brazalete es solo un prototipo. Los investigadores dicen que podrían fabricarlo por tan solo $20 y un puñado de inversores ya han preguntado sobre su comercialización.

Habrá que estar pendientes.. ;)

Fuente: https://www.nytimes.com/2020/02/14/technology/alexa-jamming-bracelet-privacy-armor.html

2 comentarios :

  1. Me gusta el invento, pero me preocupan un poco los efectos colaterales.
    Si metes un refresco con gas en un aparato de ultrasonidos (Como un aparato para limpiar dentaduras postizas) el ácido carbónico se descompone como si echases Mentos en una botella de Cocacola. Así, de primeras, no parece gran cosa, pero nuestra sangre es más o menos lo mismo: Agua con CO2 disuelto. Y con oxígeno. Pensar en un montón de burbujitas de CO2 brotando en el torrente sanguíneo no es muy tranquilizador.
    Al margen de eso no sé cómo le sentarán estas cosas a los animales cercanos. En teoría los perros y los gatos pueden escuchar los ultrasonidos.

    ResponderEliminar